Google+ Badge

domingo, 25 de enero de 2015

Maquillaje para la noche

En la noche, libera las fantasías

La noche es una buena ocasión para lucir un look con el cual darle rienda suelta a toda la magia de la que es capaz el make up art. La tenue luz de las candilejas hará que sea necerario marcar los rasgos, lucir colores intensos o labios carnosos y brillantes. En general, la tendencia para el maquillaje nocturno consiste en colocar brillos en el rostro, acentuando los ojos por encima de cualquier otra parte del rostro, para lo cual se vale usar pestañas postizas. Para lograr un look así debes seguir los siguientes pasos:

- Aplica una base con brillo en el rostro que vaya con tu tono de piel: los brillos dorados le quedan bien a quienes tienen un bajo tono amarillo, sin importar si eres de tez blanca o morena, y los brillos plateados les van bien a quienes poseen un tono rosado como base de la piel. Luego pon un toque muy suave de rubor color durazno, si usaste brillo dorado; o rosa, si optaste por un brillo plata (si no tienes deberas comprar el maquillaje).
- Con un polvo translúcido, que también tenga un toque de brillo, proporciona luz a la zona de los pómulos, al área de la frente, al mentón y, si tu vestido lo permite, a los hombros y al escote.
- Al sombreado habitual de tus párpados agrega un poco de sombra oscura en la esquina saliente de los ojos, justamente en el pliegue de los párpados, para darle fuerza a tu mirada. Si lo deseas, puedes usar esa misma sombra oscura para perfilar una línea alrededor de los ojos, delineándolos con un trazo un poco más grueso del que utilizas de día.
- Luego, procede a pegar las pestañas postizas y a acentuar la línea de los ojos con un delineador. Aplica al menos dos capas de máscara para pestañas para darles realce.
- Puedes pintar tus labios con tonos dorados o plateados para que tengan tanto brillo como el resto de tu rostro. Otra opción es utilizar un tono de rojo intenso; no obstante, en este caso debes evitar el uso del rubor y ser menos exagerada con los ojos. En cualquier circunstancia, es muy recomendable delinear tus labios y rellenarlos cuidadosamente, con un pincel, aplicando una primera capa de color. Es posible que te demores en este paso, pero permitirá que el pigmento se impregne a los labios de manera que éstos duren más tiempo pintados. A continuación, unta un poco de polvo translúcido para sellar el color y vuelve a pintar tus labios, ahora utilizando el lápiz labial directamente para lograr un tono más intenso y duradero.